suiza ingreso universal

Si los votantes suizos aprueban una propuesta el próximo domingo 5 de junio, todos los ciudadanos de ese país tendrían derecho a recibir dos mil 500 dólares cada mes garantizados: es el ingreso universal, una prestación que está causando polémica entre los economistas.

El concepto de ingreso universal es una idea que apuesta a garantizar las necesidades básicas de los habitantes de una sociedad para que puedan dedicar su tiempo a crear empresas, innovar, consumir y crear arte y cultura y, claro, trabajar y ganar más.

Con esa idea se eliminarían los pagos por beneficios sociales o por desempleo: en Suiza cada ciudadano adulto recibiría 2,500 francos suizos al mes (unos 2,520 dólares), sin impuestos, condiciones ni la obligación de dar explicaciones de su uso. Si bien la cantidad suena generosa (unos 46 mil pesos mexicanos), apenas sirve para librar la línea de pobreza en esa nación europea.

El gobierno suizo se opone a la medida, sobre todo porque necesitaría conseguir 25 mil millones de francos suizos al año sólo para eso. De hecho, se espera que la medida sea rechazada en el referendo, ya que sólo el 40% de los votantes la apoyarían (será votada porque el grupo que la popone consigió las 100 mil firmas que pide la ley).

Las encuestas también revelan que sólo el 10% de los suizos dejarían de trabajar si tuvieran garantizado ese dinero. La mitad, mientras tanto, trabajarían menos y dedicarían ese tiempo a la familia; y el 40% harían más labores de voluntariado.

No es el único caso: en Finlandia se estudia la posibilidad de garantizar un pago de 550 dólares para 10 mil habitantes durante dos años, una medida que podría extenderse a todo el país si resulta exitosa. Así, el debate está garantizado para los próximos años en el mundo económico.

Comments

comments