La compañía japonesa Takata, se hundió este lunes un 16.5% en la bolsa de Tokio y podría declararse en quiebra en los próximos días. Las acciones valían 404 yenes al cierre de la sesión, 80 menos que el jueves anterior.

Estas pérdidas se registran después de que autoridades estadounidenses hicieran públicas las marcas afectadas por los airbags defectuosos de Takata, que provocaron varios muertos. En total son 12 millones de automóviles y motocicletas producidos por ocho fabricantes, fueron llamados a revisión.

Las marcas afectadas fueron Honda, Fiat Chrysler, Toyota, Mazda, Nissan, Subaru, Mitsubishi y Ferrari, siendo Honda la que más sufrió afectaciones y tuvo que llamar a revisión a 4,5 millones de vehículos, mientras que Fiat Chrysler se aproximó a esa cifra, con 4,3 millones de unidades.

Toyota tuvo 1,6 millones, Mazda 731.000, Nissan 402.000, Subaru 383.000, Mitsubishi 38.000 y Ferrari 2.800. A principios de mayo, la NHTSA amplió la llamada a revisión inicial de 28,8 millones de automóviles en Estados Unidos a entre 35 y 40 millones, al considerar que los infladores de los airbag de Takata son defectuosos y presentan peligro de explosión con el paso del tiempo.

Takata difícilmente podría superar su quiebra, aunque no será de manera inmediata

Según el periódico económico Nikkei, la declaración de quiebra, que necesita pasar por varias etapas en Japón, Estados Unidos y Europa, debería estar lista antes de la asamblea general de accionistas, el 27 de junio.

De completarse la quiebra, se abriría el proceso para la compra de Takata por parte de Key Safety Systems (KSS), un fabricante de equipos de automóvil controlado por el chino Ningbo Joyson Electronic.

Según Nikkei, Takata tienen deudas de hasta 1 billon de yenes (lo equivalente a 8,000 millones de euros), y se espera la propuesta final para tomar una decisión sobre la venta.


Más información sobre la industria automotriz, economía y manufactura en el sitio de Francisco Mieres Fernandez
Encuentra galerías de imágenes y noticias relevantes del sector automotriz en el sitio de Angel Mieres

Comments

comments